¿Mi gato bebe más agua de lo normal?

¿Mi gato bebe más agua de lo normal?

 

Si has observado que tu peludito bebe mucha agua, tienes que estar en alerta. Las enfermedades que afectan al sistema urinario de los gatos son las más comunes que suelen tratar los veterinarios. Los cambios en la sed de un gato, son casi siempre, una señal que puede indicarnos que algo no va bien. También tenemos que prestar mucha atención sobre el cómo orinan y dónde lo hacen, pues como todo, nos dará indicios de que podría tratarse de una alteración fisiológica del gato.

Si un gato empieza a beber más agua de lo normal y hasta el exceso, es posible que si no es por una razón puntual fisiológica (calor, estrés, medicación, alimentación…), estemos ante una posible señal de una enfermedad. Una de las más comunes es un fallo renal (en este artículo hablamos de dolencias renales en los gatos ). Pero también hay otras enfermedades asociadas a que un gato beba mucha agua, con un aumento de las veces que va al arenero, como puede ser la diabetes o una enfermedad del hígado.

En todo caso, tienes que tener en cuenta que un gato puede beber más, simplemente cuando tienen calor, cuando han hecho un ejercicio intenso o cuando han tenido un estímulo mental fuerte, como antes comentábamos. El problema puede venir, si es algo que has observado de manera repetida y continua, sin una causa aparente.

Causas por las que un gato puede beber más agua de lo habitual

● Puede tratarse de una infección por lombrices. Estos parásitos se alimenta internamente, por lo que están absorbiendo nutrientes del gato infectado.

● Puede tratarse de una enfermedad relacionada con el hígado.

● Puede estar sufriendo, si que lo sepas, un cuadro de fiebre o infección.

● Se podría tratar de una infección de la vejiga.

● Un fallo renal.

● Si está bajo un proceso de medicación con corticoides o antiinflamatorios, uno de los efectos secundarios, es que el gatico, beberá mucha agua.

● Puede sufrir por calor, una deshidratación temporal y necesita beber más agua.

● Es posible que haya tenido un cambio de comida húmeda a seca y por lo tanto es normal, que pueda beber con más frecuencia que antes.

Trata de observar estas causas y de identificar cual puede ser la razón. Lo importante en caso de tratarse de una enfermedad latente, es la rapidez para detectarla y ponerla en manos de un veterinario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat